martes, 17 de abril de 2007

La Profe de Religión .....Parte II



"Muchos de los que hayan leído la primera parte de esta bizarra historia se preguntaran si fue solo un acto de la imaginación de un weon aburrido o le habrá pasado esto de verdad a este pobre gil. Bueno mis queridos lectores, todo lo que les conté y terminare de narrar fue verdad en todos sus detalles y más oscuros momentos, es más, si por cosas de la vida la protagonista (la profe) llega o llegó a leer esto, es probable que por sus conexiones con el gran jefe me vaya al mismísimo infierno."

Sigamos.

Estando reunidos por el insólito destino, la seudo monja fetichera, el mudo y el presente, tratábamos de organizarnos para lograr sobrevivir a la misión que era pasar el trimestre del curso. Pero la cosa iba mal. Ella (la monja) y el estimado mudo, no cachaban nada de la materia, y se apoyaban en mí, tratando de ayudarme en lo que mejor hacían. Ella llevaba galletas de chuño y unas bolsas de té a las reuniones y él junto con su presencia, un Condorito. Yo resignado al infortunio me comía las galletas y releía los mismos chistes fomes de hace 30 años. Luego trabajaba y hacia todo el proyecto tratando de salvar la gran inversión económica que me significo el famoso Magíster. Pero mi buena voluntad se acabo al terminar el segundo trabajo grupal, y decidido a aclarar este abuso, me dirigí a hablar con el director de la carrera.

Llego a la oficina del Director y pido hablar con él (todo esto lo hice de manera cortés y respetuosa como me enseñaron mis padres), éste me hace pasar a su despacho y me pregunta “Qué problema tienes????”
Ahí como si dependiera mi vida, le explique todo mi drama digno una historia de Goethe, esperando que se diera cuenta de cuán injusto era el trato hacia mi en ese lugar. Una ves terminada mi petición, me sonríe como Santa Claus a un huerfanito y me dice que mañana solucionara el problema. Feliz, como no lo era hace mucho tiempo, me fui a mi casa pensando que todo el problema se había resuelto.

Al día siguiente estando en clases, me habla la secretaria estudiantil que el director quería verme después de la clase. Me emocione mas allá de las lagrimas, al nivel de lo que era una novia antigua en su noche de bodas, esperando que su príncipe azul la desflorara sin dolor…

Llego a la oficina del director confiado de su criterio cuando al entrar veo sentados ahí a la Profe de religión y al mudo. La primera llorando y él tiritando como canasto de guatitas. Ahí caché en milésimas de segundo que la cosa estaba podrida y que me tenía que inmolar frente a todos. Me siento y le digo “quería hablarme?”. Sí, me dice el director, cuéntame frente a tus compañeros lo que me dijiste ayer. Me sentí en un segundo un hijo de puta, me acorde de las galletas de chuño que ya hasta les había tomado cariño, también recordé algunos pasajes de Condorito. Pero no!!, no podía arrugar, ese era el momento, mi momento, si lo dejaba pasar solo me quedaba ser un cordero más del matadero o peor aun, amigo de la profe y ver y comentar las teleseries nacionales por el resto de mi vida!!!! y como un inquisidor, dije lo que pensaba.

Partí por lo peor, ella. Le dije que lamentaba su mala elección en postgrado, pero que no estaba capacitada para algo así, que no podía estudiar algo que nunca entendería y que no tenia derecho a perjudicar a los demás. Mientras decía esto, ella lloraba descarnadamente entre tiritones de pera, mocos, ahogos, tos y uno que otro pedo. A él le dije que no entendía como alguien que no podía decir una frase de corrido estaba estudiando comunicación y más encima siendo contador!!!. ¿Quién estudia un postgrado de algo incompatible a su carrera???? . Él se desmayó. Una ves incorporado el mudo, el director me ataca diciéndome que como fui capaz de decirle eso a mis compañeros, que ellos le han demostrado que han trabajado. Y sacando de entre otros papeles me muestra el último trabajo, 60 páginas de todo mi esfuerzo, todas con marcas de un destacador rosado, MAS RAYADAS QUE CUADERNO DE MONGOLICO, supuestamente con lo que había desarrollado cada uno de los integrantes. Ahí me di cuenta, por la cara del tipo, más los llantos estridentes de la vieja y la silueta del mudo aun tendido en el suelo, que la batalla estaba perdida.

Solo me quedaba salir con algo de dignidad de ahí, así que me levante y me fui sin decir nada a nadie. Y así enfrente mi examen trimestral, haciendo la pega y cargando en la mochila a este par de personajes…

Después todo fue mejor, me despedí con cierto remordimiento de mis ex compañeros de trimestre y comencé con el pié derecho en un nuevo grupo.

Contar lo que paso con la profe. No vale la pena…

Por ahora.

9 comentarios:

Caro dijo...

Prometo q esperé otro final.. Guauu q complicado el momento q pasaste... no sé si es tu intención, pero cada vez q leo tus notas en el blog, me rió demasiado, aunq con esto, deje ver q me rio de la desgracia ajena.. upss!
No importa,después de todo, el resultado es lo q vale y lo importante es q dijiste lo q sentias, no fue la mejor manera quizas, pero lo asumiste super bien. De hecho, me dolia a mi la panza cuando dijiste q te llamó el direc y estaban tus compañeros presentes..uyyyyy
Pero viste? ahora es parte de sólo una anécdota..

Espero q haya valido la pena, asistir a tal tortura de magister.
Mmmm a todo esto... pagaste la apuesta???

Saludos a MCH y p supuesto a ti.

puppetmaster dijo...

Gracias por seguir leyendo mis historias y locuras!!!!!

El magister fue bakan. Despues nos fuimos a España a seguir estudiando. En todo fue buena experiencia. Incluso el haber sido protagonista de esta historia.

sahalta dijo...

LOKo, como compañero de vida tuyo...doy FE que las cosas sucedieron tal cual...

aguantaste como guerrero men.

me hiciste recordar buenos y malos momentos en esas salas de clases donde lejos dabamos pala!!!! ja!!!

MCH dijo...

Buena historia, tremenda anécdota, que un poco refleja la cultura del país. Siempre hay dos o tres que se cuelgan del éxito de uno. Abrazo.

MCH dijo...

caro, yo tb esperé otro final (que por suerte no fue, hubiera terminado devolviendo el desayuno). Saludos a ti tb.

Ibagian dijo...

Morí de la risa con tu historia...
que atroooz!!

yo me hubiese muerto, y más encima tener que seguir trabajando con ellos el resto del trimestre... fatal!


saludos...

y gracias por tus comentarios en mi blog! ^^

Princessa dijo...

Igual bien heavy la historia… O sea freak total.
En fin… al menos dijiste lo que pesabas, o sea, fuiste fiel a tus sentimientos y pensamientos.
Abrazos

Paola Tognola dijo...

Realmente parace una historia de ficcion. Pero soy testigo de que la "profe de Religion..." fue absolutamente real y tan real como el mudo...!!!
un abrazo!!!

Cheluca dijo...

Ey... pero no puedes ser así... tení que contar lo que pasó con la profeeeee...