domingo, 26 de agosto de 2007

La tía


Ayer en la tarde compartía unos match de box (xbox) con un amigo y me contó, que en su casa estaban penando (no peneando, no es weko). Según él, se escuchan pasos y sonidos de objetos caer al suelo, donde no había nadie más que él , el aire y el supuesto espíritu que lo wevea. Yo no soy muy creyente de nada fuera de lo objetivamente probable, pero si me han pasado varias cosas durante mi vida que me han hecho pensar que posiblemente existan más cosas entre el cielo y la tierra, de las que nuestra imaginación pueda crear. (Eso se lo robe a shakespeare).

La primera de esta serie de historias que narraré, es la que sigue.

Hace ya muchos años estábamos un primo y yo en casa de una tía solterona de este. Yo, como buen amigo, lo acompañe a una de las experiencias más lateras de la vida, el visitar a una tía vieja que se sentía sola. La vieja que tenía más gatos en la casa que años de vida, nos esperaba con unas abundantes onces a cambio de nuestra compañía y de escucharle sin bostezar los relatos más movidos de su vida. He de confesarles que algunas de las historias contadas por esta señora eran notables y otras eran tan malas como un guión de teleserie latinoamericana.
Durante unas de las visitas, estábamos con mi primo viendo tele, mientras la tía estaba en la cocina preparando las golosinas para sobornar nuestra compañía, tal cuento de los hermanos Grimm. Cuando de la escalera de la antigua casa, baja una señora bastante vieja, pero de sonrisa amable, que nos dice, "como están niños, yo voy y vuelvo" y sale por la puerta principal de la casa.
Puta!!!!!, dijimos nosotros, lo que nos faltaba otra vieja que nos cuente wevadas.
Pero no fue así, ella no se sentó a la mesa a tomar té. Tampoco llego después. Y cuando era hora de irnos, le dijimos a la tía, que la señora que anunció su pronta vuelta, no llegaba, y si eso era normal. La tía en ese minuto, nos dio una mirada que nunca le habíamos visto. Una mirada joven, misteriosa y nos dice: - Qué señora??
- Una señora de pelo blanco azulado, que bajo del segundo piso y dijo que volvía enseguida. Pensamos que sabía que estaba aquí tía.
- Vengo enseguida, no se muevan, Y subiendo las escaleras con una energía que no le habíamos visto nunca, regreso en un santiamén con una foto. – Ella es la señora?, nos pregunta mostrándonos una foto en blanco y negro, en un marco de plata. Y efectivamente era la señora, un poco más joven en la fotografía, pero definitivamente era ella. – Es ella si o no??, nos pregunto ya con voz más dura, -Si, le dijimos, es ella.- Gracias a Dios!!!, dice. – Que pasa tía, dice mi primo. – Es que, no estoy loca, ustedes también la vieron. – Ahí nosotros pensábamos que la vieja se volvió realmente loca. No entendíamos un carajo. - La de la fotografía, es mi madre que falleció hace ya más de 20 años. Y desde hace un par de años me visita y me habla todos los días.
Ahí un escalofrío cruzo nuestra espalda, no solo queríamos salir cagando de la casa, sino que la vieja nos dio más miedo que nunca. Cuando llegamos a nuestros hogares nadie nos creyó, pensaban que inventabamos wevadas, sobre todo mi primo, bajo el pretexto de sacarse el cacho de la visita a la tía. Pero yo estuve ahi. Y todo es verdad.


A las dos semanas de esta historia, la tía falleció.


Cuentan los que la encontraron muerta, que murió sentada en la mesa del comedor, con comida y cubiertos para dos personas y con su mano derecha aferrada a la foto de su madre en el marco de plata.

11 comentarios:

Princessa dijo...

No creo en esas cosas, en realidad prefiero ni pensar pk me dan miedo.

PD: Me Encanto tu frase robada….

Saludos afonicos

N. dijo...

Entre la forma en que cuentas la historia, y la historia en si, me muero de la risa y de miedo!!!!
Creo mucho en todo eso, por lo mismo, le tengo profundo respeto!!!
(La mirada de la foto de la señora que pusiste, eriza los pelos!!!!, ojalá no sea nada tuyo, jaja)

Saludos

Gracias por tu visita y tus palabras!!!

Cheluca dijo...

Wow... qué loco compadre!!!
Osea que la mamá la vino a buscar a la tía??? El chanfle!!!

Cualquiera se caga de susto...

Increíble... yo sí creo en esas cosas... por qué no?

Alejandra dijo...

¿Te creo o no te creo la historia? Es que yo nunca he visto nada y soy media escéptica... será verdad o la viejita los arrastró en su patinada? Saludos.

puppetmaster dijo...

Ale, yo tampoco creo mucho. pero la vieja era la de la foto. De eso estoy seguro.

saludos

Caro dijo...

Puppetmaster y sus cuentos de la cripta...
Como no me ha sucedido algo así, es complicado creer q existan este tipo de cosas, fenómenos, visitas, o como lo quieran llamar y en oportunidades cuando escucho sonidos no comunes, los atribuyo a fatigas o comportamientos típicos de los materiales del lugar en q me encuentro, pero si me llega a pasar algo así... ufff! no sé como reaccionaria... Hasta el momento, mi mente ya da para todo y puedo creer hasta lo imposible..

Q estés muy bien Puppetmaster, un abrazosooooooooooooo..

MCH dijo...

cuentos desde la cripta de puppet... yo le creo compadre. Ahora, hay una película reciente que juega con eso y se llama "Volver", de Almodovar, aunque en tono de comedia. Abrazo.

JeUneT..... dijo...

Soy demasiado cobarde, asi que cuando empeze a leer y vi la palabra "penar" ojo " PENAR " ¡¡¡ como dices tu :P me levante de mi silla y prendi las luces....:P entre que me reì y me gusto tu redacciòn, encontre rewena tu historia, ;)
vale por pasarte por mi blog y con respecto a tu comentario, obvio que la leche condensada de tarro, esa a la que le hacias dos ollitos uno en cada lado y cuando ya no quedaba nada la soplabas con fuerza para que saliera lo ultimo ejejejejeje
me gusta como escribes te vas a mis lecturas¡¡¡¡¡¡¡
salu2¡¡

Soledad dijo...

¡OH! ¡Qué brígido!
La primera parte, en verdad... la segunda no te la compro mucho, jaja.

Al igual que Princessa, me encantó tu frase robada. Deberías robarte más =)

Saludos,
Soledad.

Sandra dijo...

Yo si creo en ese tipo de cosas, aunque nunca he visto fantasmas, le tengo respeto y mucho, de hecho hasta una vez, me penaron con ruidos de un bolita en el techo. Fue cuando era chica, mi familia remodeló la casa y nos fuimos a un depto, pero salimos cagando en un mes, porque no se podía dormir... les juro, andaba muerta de sueño en el colegio y cuando contaba, se reían...con susto, pero se reían. Mejor no reirse de esas cosas, porque si ves gente muerta, estás frito... o te queda poco, o tienes una clarividencia del demonio. Bonita la forma en que lo cuentas...

Elisa dijo...

qué miedooooooooo!!!

yo me habría hecho pipí ahí mismo.