jueves, 3 de mayo de 2007

A los 10 años...


Como ya se habrán dado cuenta en un post anterior, nunca fui un niño que se le pudiera decir normal. Siempre preferí estar solo en mi pieza usando mi creatividad para llenar los días, que estar en una plaza compartiendo la “diversión total” entre otros infantes. Mi mejor amigo cuando niño era un Japonés llamado “ATARI”.
En el colegio mi vida no era distinta, no solo por haberme cagado a los 7 años en el establecimiento en frente de todos, sino, porque no era querido entre mis iguales. Mis padres por una decisión inexplicable me habían puesto en un colegio de hijos de militares, siendo ellos abogados… (osea, chancho en misa) . Ahí mis compañeritos me catalogaron como un ser distinto. No era la época que vivimos hoy en día, donde las fuerzas armadas están preocupadas tanto de su intelecto como del militar. Ellos se sentían mirados a menos ante los profesionales, incluso estando en el poder máximo. Y ese odio se lo transmitían a sus hijos…

Bueno basta de lamentos maracos, la wea es la siguiente. LA PASE COMO EL PICO, y no me quedaba otra. En esa época el stress no se había inventado, así que a nadie le importaba una raja lo que me pasaba. Pero yo era macho. Me cagaba en los demás. Yo cumplía con ir a la wevada para luego llegar a mi casa a jugar Moctezuma o Moon Patrol. Pero mis padres me veían como un niño retraído y eso les preocupaba. Paseo que había o cumpleaños de algún gil, me obligaban a ir para compartir con ellos. Hubiese preferido ver una teleserie de TVN, que ir a esas wevadas. Así de grave era mi situación.
La peor de todas esas experiencias fue el cumpleaños de mi NEMESIS, un pendejo llamado Roberto (No el cara de bolsa) este otro weon me odiaba a cagar y pa mala cuea era el líder de mi curso. Más encima el regalo que compraron mi papas para la velada era una wea la zoooorra, una figura de Star Wars que no tenía (esa wea no se le hace a un ñoño). Trate, juro que trate de ser simpático y compartir con ellos, pero no sirvió de nada. Ellos me despreciaron y jugaban entre sí, mientras me apartaron dejándome solo con los apoderados donde también estaba mi mamá y una que otra pendeja con cara de huevona.

Ya desilusionado de todo y sin sacarme de la cabeza la figura de Star wars, entre un montón de mierda acumulada que le habían regalado. Viví mi primer acto de locura. (El primero de muchos). Me levanto y me dirijo donde estaba la mesa con la torta de cumpleaños, (imagínense todo en slow motion y con música de Rage Against the Machine), me subo arriba de la mesa, me bajo los pantalones y en un acto de heroísmo inigualable, digno de una película de Spielberg o de Scorsese, le meo u orino la torta de cumpleaños al qliao del Robertito con mi tulita de 10 añitos. Tal como lo leen, le mee la torta al qliado.
Por mientras, se escuchaban los gritos desgarradores de las madres y los de los pendejos que no podían entender lo que veían. Mi vieja en un acto de velocidad digno de una película de artes marciales clase B china, me saca de la habitación y me lleva a casa antes de que me lincharan o me hiciesen un NN.
Por mientras en el Taxi, solo pensaba en la figura de Star Wars que se había quedado como prueba tangible de mi presencia en el fracasado evento. Pese a todo lo contrario que veía venir, mi madre no me dijo nada. Creo que en ese minuto se dio cuenta que yo no estaba bien, y cuando decía que no quería ir a un cumpleaños, definitivamente no quería hacerlo.
Por supuesto me suspendieron del colegio, mis papas le pagaron una fiesta nueva a Robertito, donde yo no asistí y para mi, muchas horas de sicólogo.

14 comentarios:

PsychoBitch! dijo...

hardcore!!!

bien por ti .. :)

que robertito se meta la figurita por el traste!

XD

me cage de la risa con la historia!


besos

Caro dijo...

uyyyyyy =(

Tus historias, causan en mi, una especie de catársis... p momentos, me río y p otros me da una pena... y para rematar, leo las etiquetas y me muero de la risa más aún...

Puchis, los deseos de los padres sobre nosotros cuando eramos chicos... mmmmm espero Sr.PuppetMaster, q todo lo q le ha pasado en su vida infantil, le sirva de lección para sus generaciones, los PuppetMastercitos...
Eras un plato cuando chico ah? Igual yo creo q en el fondo, tus Papás en ese momento, se morían de la risa comentando entre sus pares, el hijito q les salió...

Q estés bien chico malo...
Abrazos....

puppetmaster dijo...

Aun ando dejando cagadas... Respecto a los puppetcirijillos, al paso que voy no pasa naa. Aun no encuentro a nadie pa aparearme con esos fines.

Alejandra dijo...

Fuerte tu acto de terrorismo infantil. Por lo menos tu mamá entendió que algo te pasaba después de tu elocuente jugada.
Igual el muñeco de Luke debe haber sido lo máximo, aunque muy rubio para mi gusto. Saludos!

Ibagian dijo...

Me pasa lo mismo que a Caro, a ratos me da pena, a ratos, risa. Lo más gracioso es que a veces me paso toda la mañana riéndome sola. Parezco loca (o tal vez lo soy).

Lo que hiciste, se lo merecía el cabro 'e mierda! Me hubiese encantado estar en ese cumple xD ... debe de haber sido memorable.

MCH dijo...

interesante historia. no hay que ser igual que los demás... tb la pelé con star wars, mi amigo atari, etc, pero no llegué al grado de la torta... escribiré una anécdota en algún grado similar de un amigo.

Verónica dijo...

Con tu acto valiente de mear la torta y tu mención de steven spielberg, recordé una pelicula de él.. "The Goonies"... la ubicas"... esos chicos ubiesen hecho lo mismo que tú... igual genial aunque si ubiese sido mi cumpleaños no lo hubiese sido tanto...

A mi no me pasa lo mismo que a las niñas de arriba, no me da pena, y tampoco me rio todo el rato... pero logras mantener toda mi atencín =)

Saludos.

Ludikus dijo...

Que buena tu historia compadre, me imagino a tu mamá sacándote de un ala de ahí. No se de donde sacaste ese coraje pa mear la torta, yo creo que fue una posesión o tu otro yo, pienso que no te diste cuenta sino hasta que ya la habías meado. No te imagino arriba de la mesa, puta loco, que risa, la media cagada que debe haber quedado en esa casa cuando te fuiste. Lo lamento por los demas niños, pero no por el festejado.
Bueno, no es algo tan malo, entiendo que los mapuches beben la orina de sus niños para purificar su alma, salud.

Princessa dijo...

Te entiendo un poco.
Yo en el colegio tb lo pasaba mal tb era medio bicho raro.
Besos

Solo Yo dijo...

Ja, ja, ja-.. muy wena historia... en realidad valiente forma de demostrar el descontento que tenías... lo del sicólogo .. fome.. porque el problema creo que era mas la incomunicacion de tus padres.. como no iban a cachar que estabas sintiendote mal donde te habían impuesto estar!!!
Igual me hiciste reir..
Gracias por tus comentarios en mi blog
Un abrasote

sombra_de_mi dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

Sorry, si querías despertar lástima y pesar, no lo puedes escribir tan divertido!!!!!!!

A mi también me cargaba ir a algunos cumpleaños. Era muy tímida. Y siempre había una pendeja mandona y más encima pilla que cachaba que yo era una pollita y me ponía a dar vueltas la cuerda o a ser la nana cuando jugaban a las casitas las estúpidas. A mí también me gustaba quedarme en mi casa y jugar atari o ver tele.
Pero de grande lo superé y ahora soy bien sociable. Aunque si alguien o algo no me gusta o no me siento cómoda, me voy apra adentro.

En fin... te felicito por mear la torta. Robertito seguro era un mamón.

Besos,

Sombra

Bárbara dijo...

UUUUUUUUUUUY, que fuerte.

Eso sí, concuerdo con que fue un exceso de parte de tus padres comprarle la figurita de Star Wars que tú no tenías, eso no se hace....pero de ahí a mear la torta....a little too much, jajaja.
En todo caso, es una buena historia para la posteridad!

Paola Tognola dijo...

Grande Maestro!!! asi de simple...A los 10 años tener esa claridad mental de mostrar lo insoportable de todo con acto tan repelente!!! Eso es Maestria pura.
un abrazo!

Cheluca dijo...

Nooooooooooooo... le measte la torta??? Ay coño...
(sorry que te siga comentando en posts tan antiguos pero es que te estoy leyendo entero!) jajaja