lunes, 16 de julio de 2007

ME LA COMIERON




Almorzábamos unas hamburguesas con unos amigos, y entre conversa y colesterol, salio el tema de las fantasías sexuales que habíamos cumplido cada uno. Ahí empezamos a contar nuestras historias más osadas. Unos habían estado con una mina en un auto estacionados bajo un farol quemado, otros en un ascensor, en el baño , etc, etc.

La cosa, es que de ser un tema a comentar, cada uno sacaba algo un poco más extravagante que el otro, algunos creo que inventaron, para no quedar como perno, a otros demás se los creo.

Salieron desde cachas en cocinas donde los papas estaban en la casa, otros estuvieron en una piscina publica y no los pillaron, hasta en una iglesia unos tiraron, había de todo. Pero yo tenia una guardada una que no quería lanzar a la mesa, hasta que no saliera una que la igualara un poco. Como pa no ser el único freak en el grupo. Pero no, ninguna se comparaba ni se acercaba a lo que había hecho a los 16 años.

Así que entre guardarla y privar a mis amigos de mi anécdota, o hacerlos reir un rato, la conté. Algunos me creyeron, (los que más me conocen) y otros dudaron.

La historia sigue así.

Con un amigo estábamos de vacaciones en una parcela en Peñaflor, eran las vacaciones que nos tomábamos después de un año cabrón de colegio. Ahí disfrutabamos de todo, piscina, perros, ping pong, mesa de pool, tele y comida a destajo. Pero ya a esa edad, todo eso no es suficiente. Saliamos al pueblo a buscar minas. Las peñaflorinas que conociamos por ahí, no nos daban la pasada como queriamos. No éramos como los pendejos de ahora que andan comiéndose minas de 30 años. Nosotros nos masturbábamos hasta quedar mareados. Y la experiencia social no existía.

Pero ya era momento de acabar con la virginidad. Transmitíamos todo el día de lo rico que seria agarrar las tetas de la “Jennifer y la Nicole” de la plaza de Peñaflor y hacerles otras cosas más. Era el tema del momento (bueno, ahora seguimos hablando de lo mismo, que patético. Ja!).

Entre una de esas tantas conversaciones filosóficas, pasamos al lado de un cerro de sandias, que habían comprado en la parcela. Eran como 50 Sandías apiladas una sobre otra, esperando que se las comieran. Ahí, no se que mierda se me habrá pasado por la mente “aun no salía American Pie”, que el interior de la sandia seria tan húmeda y tibia como tirarse una mina. Y en menos de 10 segundos, cada uno se estaba tirando una sandia calada. No se si habrá sido, que el sol les pego durante horas, pero eran perfectas, tal como lo habíamos imaginado, mas de una pepa nos corto el ritmo, pero era nuestra primera experiencia o la más cercana a lo real que vivíamos. Y tal como una primera vez, cada uno “la hizo corta” (es decir, nos fuimos dentro de las sandias).

Y tras el bajón de lo que habíamos hecho, más la vergüenza mezclada con una risa incontenible, volvimos a tapar las sandias colocando el pedazo calado, dejándolas casi vírgenes arriba del gran montículo.

Como se habrán imaginado, nuestro comportamiento no fue el mismo. Estábamos atento tanto al postre ( La tía decía, no se pa que compramos las sandías, sino se las comen), como a quien se llevaría las premiadas (que hijos de putas).

A los 2 días las Sandías no estaban. Entre más risa que lata, las buscamos por todos lados. No estaban en la cocina, tampoco en el refrigerador, ni en la mesa, hasta que bajo la sombra de un árbol, al final de la parcela, estaba el cuidador, don Ronny. (un viejo muy malas pulgas con nosotros, ya que estaba acostumbrado al silencio de todo el año y no al escándalo que armábamos en el verano) El dormía una apacible siesta, reposando el empache de las sandías premiadas que había compartido con Luis el jardinero.

9 comentarios:

Princessa dijo...

No se si creerte o no....
Pero si es verdad.... guakatela!!!!
Salu2

Elisa dijo...

JAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

WN RANCIO!

E.

sombra_de_mi dijo...

Te creo, mil veces....

ya estoy empezando a creer todo acerca de los menores de 20.

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

Qué divertido que los viejos se la hayan comido!! Habrán notado algo??

Con respecto a tu pregunta sobre el softporn... no, espero que no sea solo con pendejos. Y espero que sea mucho más que eso algún día con quien sea posible construir algo... créeme que este tema no ha sido nada de fácil para mí... a pesar de que me lo tomo un poco (solo un poco) para la risa, no son pocas las vueltas que le he dado...

Besos,

Sombra

MCH dijo...

Eso explica que vos siempre fuiste un demente hormonal. Por suerte en la época de la universidad no hubo comidas en mi casa, mono degenerado ortal.

Cheluca dijo...

Noooooooo... jajajajajajaja
Qué risa!!!
Wow... yo creo que esa fue una fantasía ecológica!!!

Nunca supiste si las sandías salieron preñadas??? jajaja

Sandra dijo...

YA SE LO QUE PIENSAN, creen que es mentira.... pues no tiene nada de inventado. Me la contó hace tiempo, pero escrito, quizás... como que la forma de contar la historia adorna mucho el hecho de que... TE CULIASTE UNA SANDÍA!!! jajajaja... la parte freak asquienta es que se las hayan comido esos pobres paisanos... guácala.

R.E.L. dijo...

Wao! una sandía! Que compañera tan dulce!!!! Barrrrrbaro! que risa! jaja

sombra_de_mi dijo...

Gracias Alvaro...

Tu tambien me caes bien!

Besos,

Sombra

Solo Yo dijo...

Como siempre a pesar de todos mis problemas me sacas una sonrisa..
Amigo solo paso a contarte que ya estoy devuelta en la blogosfera
Un besito
Nos leemos