miércoles, 20 de junio de 2007

OYE, EL PELAO DICE QUE TE CALLES!


En mi lugar de laburo diario, siempre estamos desvariando y haciendo cosas diversas. Para algunos lo que hacemos es jugar y pensar idioteces, para nosotros es trabajo. Vivimos del diseño, la creatividad, publicidad y otros intangibles de difícil apreciación económica, pero fundamentales para el mercado.

Somos un grupo muy especial de gente y también distinto entre sí, y cada uno tiene sus historias y experiencias bien peculiares. Todos conocemos algún personaje freak o fuera de la norma. Algunos lunáticos, otros seudo-bohemios pop, ninfómanas que no creen que lo son, etc. Pero entre tanto weon y mina rara, hicimos entre todos un ranking no menor. Y en esta oportunidad les contare de uno en especial. Uno que en mi grupo privado se conoce bastante por sus múltiples salidas e historias casi inimaginables. No les daré su nombre (nunca tan maraco), así que lo llamaremos Mr. E.

Mr. E, es un tipo común y corriente a simple vista. De apariencia muy simple y sutilmente awevonado. El vive una vida normal, estudio una carrera tradicional importante y trabaja en una empresa desempeñando una labor ejecutiva. Tiene una polola por más de 17 años junto a él… Todo perfecto y en orden.

Salvo que en su vida, Mr. E tiene algunos “problemas” a considerar. Algunos de estos son un ego absurdo, que le provoca más problemas que nada. También posee un pensamiento extremadamente machista, casi feudal. Ninguna mujer soporta trabajar con él. Otro problema es una avaricia desmedida, hasta consigo mismo. De hecho es muy conocido por este punto. Pero el más conocido entre todos (si los contara todos escribiría una novela de 500 páginas), son sus “Testículos Parlanchines”. Sí, tal como lo leen. A Mr. E le hablan las bolas.

Hoy en día los avances en el campo del cine y la tecnología, nos han llevado por galaxias lejanas, nos han mostrado mundos y personajes que jamás podríamos haber visto o soñado. Nos muestran el futuro, los avances en salud, astronomía….Incluso hasta han cambiado el pensamiento de la gente respecto a alguno tabúes, como el homosexualismo, lesbianismo, los chinos come perros, los indios amazónicos y sus desayunos de gusanos, etc. Pero nadie antes ha escuchado o visto a alguien que le hablaran las bolas. Bueno, yo conozco a uno.

Mr. E entre su vida pública y privada, tiene que luchar día a día con sus 2 conciencias que le hablan constantemente. No crean que le hablan de política, de cine, o del último capítulo de “ Papy Ricky”. Hasta en las weas más freak todo tiene cierta lógica, las bolas le hablan de sexo. Por ejemplo, él está caminando en la calle como un simple gil, un día cualquiera del año y al pasar una mina, las bolas empiezan a gritarle y a decirle que le diga cosas a la chica que se le acerca en rumbo contrario. Qué le mire las tetas, el culo, que la invite a un motel a tirar, y muchas cosas más. Y así, día a día. (Acá algunas mujeres se preguntaran como un weon así tiene polola, y la misma por más de 17 años!!!!. La respuesta, nadie la tiene clara). Sigamos.

A Mr. E, esto no es agradable ni fácil de llevar. El tiene que trabajar o mejor dicho lidiar con muchas mujeres todos los días, y debe ser muy difícil para él no escuchar a 2 pequeños seres peludos que le interrumpen todo el rato, mientras trata de poner atención a lo que le hablan.

Más de una vez lo han acusado de mirón, de acoso sexual y de caliente de mierda. Pero seamos justos, si tienes constantemente a 2 personas, que en acuerdo absoluto te presionan a algo, llega un momento en que cedes. Bueno el cede constantemente a lo que dictan sus bolas. Tiene el teléfono lleno de números de minas de dudosa reputación. De las cuales solo algunas ganan dinero con él, ya que como su naturaleza avara es tan poderosa como las voces de sus genitales, busca la manera de “pololear” con las minas para ahorrar dinero. También pasa metido en topless, cabarets y prostíbulos… Posee múltiples demandas por acoso sexual. De las cuales el todo lo niega rotundamente. Incluso lo han visto hablando con travestis en el barrio el Golf. La polola lo ha dejado con las maletas en la puerta varias veces, por llamadas de mujeres a mitad de la noche o desaparecidas constantes, etc, etc. Pobre Mr. E… El solo quiere una vida normal.

Pero cómo se todo esto sin haber apoyado mi oreja en sus pelotas????(es fácil pensar mal no?). Bueno, cuentan las leyendas urbanas, que más de alguno ha oído las voces emitidas desde sus pelotas (la mayoría estaba drogado o tenía problemas sicológicos mayores al de él). Otros, lo han visto discutiendo en el metro o en la calle con su paquete (wea que debe ser muy extraña). Otros nos hemos enterado por él mismo o por su misma polola (imagínenme tratando de aguantarme la risa, cuando nos conto su problema de manera seria). Es conclusión hay mucho ruido en torno a sus bolas parlanchinas. Y cuando el río suena…o mejor dicho cuando las bolas hablan…

12 comentarios:

sombra_de_mi dijo...

Jajajajajajaja

Lo siento, pero no lo creo.

A menos que el dueño de los coquimbanos sea esquizoide sin retorno.

Y la polola una estúpida.

No sé... es más mágico que cuento de García Márquez...

Igual me reí...

Gracias por eso!

puppetmaster dijo...

Sombra, creeme que yo tampoco lo creería. Pero todo es verdad. Es un personaje que existe.
Ahora la gran pregunta no es si existe este gil o no?, sino por qué cresta él y otros weones tanto o más freak que él se cruzan en mi vida?. En todo caso la vida no sería la misma sin tanto personaje raro dando vueltas.

Solo Yo dijo...

ja, aj, ja... si el tipo tiene algo asi como la conciencia en las bolas.. me imagino donde tiene el cerebro...ja, ja, ja

Alejandra dijo...

Cómo tanto... aunque me parece que la polola es una tonta si aguanta algo así...
Pero cómo tanto...

Marce Infante dijo...

supe que mañana es tu cumple, asi que superduperhiper feliz cumpleaños a ti
abrazo

Ludikus dijo...

Loco, es absurdo, o sea ese pobre hueon debe ser esquizofrenico, seguramente necesita ayuda. Tambien queda la posibilidad que el tipo sea mitomano o te haya agarrado pal HUEVEO. Jajaja, no se si creerte, esto es insolito. Cuidado con que sus bolas no se vayan a fijar en el poto de uno de ustedes y que ande armado con una pistola. uuuffff, La cagó.

Princessa dijo...

Mmmmm, igual bien freak la historia. Buena imaginación amigo.
Besos

Verónica dijo...

jajaja.. leí todo, pero en verdad no sé si entendí... aunque la historia esta fenomenal..

perdón por lo que escribiré.. pero yo creo que a todos los hombres las bolas le hablan.. y lo peor es que les deben decir lo mismo siempre...jajaja

saludos

oye volvi a mi blog y me ando vendiendo :P

Soledad dijo...

Concuero son Princessa.... jajaja ¿cómo se te puedo ocurrir algo así??
Jajaja.

Saludos,
Soledad.

puppetmaster dijo...

PERO SI ES VERDAD!!!!yo solo relato hechos verídicos.

Alfonsina dijo...

Jajajaaaaaaa!!!

Yo conozco a varios que tienen bolas parlantes y la cabeza pensante bajo la cintura...Bueh! más gil que el tipo de bolas parlanchinas es la tontina que se esmera en pololear 17 años.

También se de uno que se echa talco en las bolas...Qué se yo, quizás entre tanto diálogo las pelotitas babean...

Me reí mucho.

Alfonsina (...Cicuta O Maleza?...)

Marce Infante dijo...

Dogor: Te deje una tarea en mi blog. Salut